Mostrando entradas con la etiqueta Mencía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mencía. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de enero de 2013

La niña de las cremas



Desde bien pequeña, Mencía es adicta a las cremas. O, mejor dicho, su pediatra. Además de la siempre presente crema del pañal (ya os dije que antes de nacer mi hija yo pensaba que sólo se utilizaba con los recién nacidos), la niña ha ido coleccionando toda una serie de pomadas y mejunjes varios que apenas caben en la cesta que utilizamos para guardar sus cositas de aseo. Vamos, ¡que utiliza más cremas que yo! (Esto no es muy complicado conociendo mi desastre de historial cosmético, pero bueno).
Aunque por la foto que encabeza este post ya os podéis hacer una idea del tipo de productos que son, aquí os pongo unos cuantos de los que me acuerdo, pero seguro que se me olvida alguno:
- Crema para pieles atópicas. Al igual que su padre cuando era pequeño, la niña nos ha salido con una piel muy delicada que se le escama con mucha facilidad. Así que desde bien pequeña tenemos que embadurnarla de la cabeza a los pies justo después de ducharla. Por si fuera poco, este tipo de crema es bastante pegajosa. Hemos utilizado varias marcas y con todas pasa lo mismo.
- Protector reparador para labios, nariz y zona perioral. Mencía también ha sido y es una gran productora de mocos casi desde que nació, así que la zona alrededor de la nariz se le ponía muy rojita de tanto secarse y limpiarle. La solución que nos dieron en la farmacia fue esta crema, que a veces también hemos sustituido por vaselina de toda la vida. 
- Pomada reparadora de las irritaciones, escoceduras y rojeces de la zona del pañal. Otro clásico con Mencía han sido las sorpresas que nos hemos encontrado a la hora de quitarle el pañal: que si por culpa de los dientes, que si por el frío, que si por una diarrea, que si por una infección... el caso es que esa zona se le irrita con mucha facilidad, así que cada dos por tres hay que estar poniéndole alguna crema especial, ya hemos probado cuatro o cinco modelos de crema.
- Talco líquido. Tres cuartos de lo mismo que la anterior. Hay veces que es tanta la irritación que tenemos que recurrir a otras soluciones.
- Nutracel. Otra crema más para el mismo problema.
- Crema solar de máxima protección. Cuando nuestra niña ha ido a la playa (a sus padres les pirra y ella no iba a ser menos) la hemos rociado bien con pomada protectora para que no se estropee su delicada piel, además de ir a bañarnos a las horas en que menos peligroso es el sol, como recomiendan los pediatras.
- Loción hidratante. Antes de que nos dijeran lo de la piel atípica, utilizábamos esta crema para cuidar su cuerpecito, y aún hoy en día seguimos utilizándola para algunas partes de su piel.
- Hidratante facial. Los mofletes de nuestra niña son muy bonitos, pero también muy delicados, así que desde bien pronto hemos tenido que cuidárselos con esta crema, que también le hemos puesto en la frente, la nariz, la barbilla, etc.
- Crema reparadora para pieles irritadas. Mencía reacciona bastante al frío. Además de empezar a moquear como una campeona y ponérsele las manos como témpanos porque la muy cabezona se resiste a llevar guantes, también le salen a veces algunos granitos bastante escandalosos por la cara. Una de las veces que le pasó, las profesoras de la guardería nos dieron el susto de la era al decirnos que podía ser varicela, pero un rápido examen en casa por parte de mi marido, la correspondiente consulta a la familia y una visita a nuestra farmacia habitual descartaron esa posibilidad por falta de síntomas. Eso sí, nos dieron esta crema para que le bajase la irritación.
- Flunutrac. Esta pomada la hemos tenido que usar cuando a la niña se le ha enrojecido mucho la piel, aunque hay que llevar cuidado con ella ya que lleva corticoesteriodes y es bastante fuerte.
- Bálsamo reconfortante pectoral. Como a los niños pequeños hasta los 3 años no se les puede poner Viks Vaporub cuando están cogiditos del pecho, en la farmacia nos dieron una solución alternativa que no lleva mentol ni alcohol y que después de usarla unos días nos dio muy buen resultado.
- Bálsamo primeros dientes. Esta fue una pomada básica durante muchos meses, porque aunque a Mencía tardaron bastante en salirle los dientes, sí que estuvo mucho tiempo con movida de boca y la verdad es que parecía bastante dolorosa (por algo dicen que si nos salieran los dientes de mayores nos moriríamos del dolor...).
En fin, que como dice su padre, no me quiero imaginar el dineral que va a gastar esta niña en cremas cuando sea adolescente...

jueves, 24 de enero de 2013

¡Terror!: la profesora de Mencía quiere hablar conmigo

Un sentimiento de pánico me ha embargado esta tarde cuando al volver mi hija de la guardería la chica venía con el siguiente recado: la profesora de Mencía quería hablar conmigo urgentemente.
Como ya os he comentado en varias ocasiones, la reina de mi casa es una pedorra con las comidas y tanto con su padre como conmigo no hay manera de que quiera comer, tenemos que hacer encaje de bolillos todos los días para conseguir que coma como Dios manda, y a veces es imposible lograrlo.
Últimamente se está portando regular para comer también con la chica que la cuida. Pero aunque le cueste un poco más de lo normal, al final termina por comerse todo lo que ella le pone por delante.
Pues bien, desde la vuelta de las vacaciones de Navidad Mencía ha estado más revoltosa de lo habitual en la guarde: llora por todo desconsoladamente, chincha a sus compañeros y la comida se le "hace bola". Vamos que no come. Esta última semana volvía siempre con la misma historia: "No ha querido comer nada, sólo el yogur de postre".
Yo ya estaba con la mosca detrás de la oreja, pero cuando esta tarde la chica que cuida a la niña por las tardes ha dicho "La profesora de Mencía quiere hablar contigo" casi me da un "jamacuco". Rápidamente me he dado cuenta de que mis horarios son incompatibles con los de la profesora, así que he mandado a mi marido a la velocidad de la luz (es un decir) a la guardería para que hablara con ella a ver qué era lo que estaba pasando.
En ese momento me he sentido como mi madre cuando tenía que ir al colegio a recoger las notas de mis hermanos (conmigo no le pasaba porque yo era mejor estudiante) y salía temblando por el enorme número de "cates" que llevaba en su haber... Sé que es un poco exagerado, pero como últimamente está tan petarda allí y encima le ha dado por pegarse a ella misma (comprobado 100% que los mordiscos se los da sola), no sabía si podía estar pasando algo más con la niña, a parte de lo de la comida.
Finalmente y para mi tranquilidad lo único que ocurría es que como ha dejado de comer (ya no lo hace ni sola ni acompañada) la comida de mayores, habían vuelto a darle puré como a los más pequeños y querían saber si nos parecía bien la decisión que habían tomado. Por supuesto, mi marido le ha dicho que fenomenal, con lo delicada que es está esta niña con el peso como para que ahora no coma... pero lo cierto es que alguna solución vamos a tener que buscar para que esta niña vuelva a comer bien. ¿Se os ocurre algo? Ya hemos probado otras veces varias recomendaciones -ponerle dibujos animados en la tele, intentar jugar con ella mientras come, cambiar totalmente la escena habitual de las comidas (de cuarto, de trona, de vajilla...), dejarla sola, ponerle un plato con una ventosa debajo...- pero nada parece dar resultado o, si lo da, apenas dura unos días. Hemos acordado con la profesora volver a intentar que la niña coma sola también en casa todas las comidas, pero me da en la nariz que va a ser una batalla difícil. En fin, ya os iré contando.

martes, 22 de enero de 2013

Las hermanas gemelas de Mencía

Muchos de vosotros pensaréis después de leer este post que soy una mala madre y una mala persona en general. Puede que sea así (espero que no), pero no por el motivo de este post, porque me ciño a hechos objetivos y contrastados con mi marido y algunas de las personas que me rodean.
Creo que aún no os había contado que Mencía tiene una melena similar a la de Sansón. Desde bien pequeñita ya apuntaba maneras, ya que tenía una cresta negra con un pelo muy fuerte y mucha cantidad que mi madre siempre me decía: "¡Esta niña es como Mónica Naranjo!".
Esa mata de pelo en la parte superior se fue unificando con el resto de la cabeza y ya no se nota tanto la diferencia de colores (aunque sigue teniendo el frontal más oscuro que el resto) y ahora tiene una melena de rizos larguísima y con muchísimo pelo en esa zona que no me atrevo a cortarle por temor a no saber manejarlo luego.
Pues bien, aquí viene la historia: 
El domingo por la tarde fuimos a El Corte Inglés de Sanchinarro (mi segunda casa) a buscarle un abrigo a la niña en las Rebajas y cuál fue nuestra sorpresa cuando de repente vimos en un expositor dos muñecas de la marca Antonio Juan que parecían las hermanas gemelas de mi niña. Una en versión despeinada y la otra con coleta. 
No nos pudimos resistir y les hicimos una foto para compartir el momento con vosotros. Hoy mi compi Maya (la autora de la cabecera de La Mami en Apuros) me ha retocado dos fotos de Men para que podáis comprobar los parecidos por vosotros mismos (de momento, me resisto a publicar fotos de mi niña en el blog) y me digáis si estoy o no en lo cierto.
¿Qué os parece? ¿A qué tengo razón y las muñecas parecen hermanas gemelas de Mencía? ¿A qué no soy tan mala persona por haberlo pensado? Ahora que caigo a lo mejor debería haberlas comprado para ver cómo hubiese reaccionado mi niña al verlas (normalmente no les hace demasiado caso)... aunque igual a mi marido le hubiese dado un patatús al verse de repente con tres niñas idénticas en casa, jajaja... 

viernes, 18 de enero de 2013

¿La primera herida de guerra en la guardería o Mencia es masoca?

Os preguntaréis a qué viene el título de este post. No me extraña porque la verdad es que a día de hoy sigo sin tener respuesta.
Las pruebas del delito son estas: 

¿A qué son una pasada? Pues os relato la historia:
El lunes cuando la chica que cuida de Mencía recoge a la niña en la guardería me envía la primera foto y me dice que cree que le han dado un mordisco en la mano. Como yo no lo veía claro, pues me parecía más bien una erupción (esta niña tiene la piel muy delicadita), le dije que volviese a la guarde a preguntar por si sabían algo, pero allí no se habían dado cuenta, lo cual tampoco me extraña porque con tanto niño suelto...
Cuando la peque llegó a casa mi marido me mandó la segunda foto y me dijo que era 100% un SEÑOR MORDISCO. Tampoco le dí mayor importancia, y le dije: "Bueno, ya tenemos la primera herida de guerra de Men en la guarde, a saber quién atizó primero, si ella o el contrincante..." Lo dejamos ahí y nos echamos unas risas.
El martes por la mañana, la peque, que estaba tomando el desayuno con su papi, se enfadó (para variar) y le entró un ataque de nervios que resolvió dándose un "bocao" en la otra mano, pero con una fuerza enorme. 
El padre de la criatura y yo nos quedamos sin palabras. ¿Es que la niña se da los mordiscos a sí misma cuando se enfada? Aún continuamos con la duda, pero, si es así, ¡madre mía estamos criando a una pequeña bestia!

jueves, 17 de enero de 2013

Mamá histérica en el pediatra, otra vez...

Como ya os conté a principios de diciembre al ir a recoger los resultados de unos análisis de Mencía, casi me da un ataque de nervios al ver todos los parámetros de la analítica con asteriscos. Pues bien, ayer tenía que volver a la pediatra para ver qué tal había evolucionado la niña con el cambio de alimentación (atiborrarla a legumbres, pescado y huevos).
Al principio todo bien, Mencía había cogido en un mes 1,100 kg, lo cual es magnífico y yo estaba más feliz que una perdiz alabando las maniobras que la tía María había hecho con la niña en Jerez para cebarla. 
El problema llegó cuando la médico comienzó a explorar a la niña y se dió cuenta de que tenía todo el cuerpo lleno de unas "pintitas" como si fueran puntos de sangre que os juro que yo no las había visto. Rápidamente se puso un poco nerviosa y me dijo:
- "Sole, viste a la niña que la vas a llevar a que le hagan un hemograma ahora mismo, que esas pintitas son síntomas de las plaquetas bajas y cuando estén los resultados avisas a la enfermera para que vuelva a veros".
En ese mismo momento se me pasaron millones de cosas por la cabeza, sobre todo porque vi a la pediatra bastante nerviosa. 
En lo primero que pensé fue en una compi de trabajo a la que hace algunos meses, en unos análisis de rutina, le detectaron las plaquetas bajas y parece que es por una enfermedad autoinmune que a la pobre le trae de cabeza (todos los martes tiene que ir a hacerse análisis, a que le inyecten un tratamiento experimental y a que la vea el médico). Automaticamente ya me estaba poniendo yo en la misma situación, ¿¿¿para qué voy a pensar bien verdad???
Después de que entre cuatro enfermeras consiguiesen sacarle sangre al animalito que tengo por hija –tiene la misma fuerza que Sansón– mientras que lloraba descontroladamente, tuvimos que esperar más de una hora y media hasta que la pediatra nos volvió a ver.
Finalmente la niña no tenía nada relacionado con las plaquetas, lo que tenía era un exantema vírico que se le quitará en unos días y que tenemos que hidratar mucho.
Cuando salí del Hospital (llegamos a las 8.15 y nos íbamos a las 11.00 horas) casi me eché a llorar de la ansiedad que me había generado la situación. A decir verdad, de vuelta a la oficina se me escapó alguna que otra lágrima...

lunes, 14 de enero de 2013

Mamá, de mayor quiero ser telefonista

"Mamá, de mayor quiero ser telefonista". Ésta es la frase que Mencía me va a soltar en el momento en que articule frases coherentes.
Es curioso cómo desde bien pequeñita lo que más le gustaba era un teléfono o cualquier cosa que se le pareciese: móvil, mando de la tele, telefonillo, intercomunicador o incluso el iPad (de juguete o real)... Mencía se lo ponía en la oreja y comenzaba a balbucear como una loca. Con cinco o seis meses ya tenía móviles antiguos de sus papis entre los juguetes del parque y en Navidad su abuelita materna le regaló un móvil de juguete de Barbie hortera como él solo, pero que a la niña le volvía loca. Además, cuando tocabas alguna de las teclas sonaba la canción del "Aserejé" de las Ketchup (¡mortal!).
La cosa ha llegado a tal límite que cada vez que suena el teléfono fijo de casa Mencía lo tiene que coger como sea (si no, monta un "pollo" morrocotudo que impide cualquier comunicación) y charlar con quien esté al otro lado. Esto supone un gran problema: se puede pasar cinco minutos parloteando como un auténtico loro frases sin sentido para los adultos, por lo que quien se encuentra al otro lado de la línea termina colgando y volviendo a llamar al cabo de un rato para poder hablar con la persona con la que estaba interesada desde un primer momento. Al principio tiene mucha gracia, pero cuando tienes que dar un recado y tienes prisa termina siendo un infierno, porque la enana no suelta el teléfono ni calla por mucho que se lo digas.
He encontrado un vídeo que ilustra perfectamente esta situación con nuestra hija. Creo que este niño, como mínimo, será compañero de oficina de Menciíta en cualquier compañía telefónica.

domingo, 13 de enero de 2013

Mencía se escaquea de recoger los juguetes

Muchos diréis que Mencía todavía es pequeña para saber recoger sus cosas, que no entiende, pero eso es completamente falso. Men, con casi 21 meses, entiende a la perfección todas y cada una de las cosas que le decimos y más si se trata de juguetes y de recoger.
Hace tres semanas ya nos lo dijeron en la guardería:
-"Hay que intentar que Mencía recoja sus juguetes en casa, es la única niña de toda la clase que no lo hace. Cuando llega la hora de recoger se queda quieta en una esquina y se pone a mirar al techo. (Vamos, una "escaqueitor" de primera categoría)".
Su padre y yo salimos por la puerta a carcajada limpia. "Menuda cara tiene esta niña, es más lista que el hambre", nos dijimos...
Ay, ay, ay... menuda la hora en la que nos reímos. En este primer fin de semana post Reyes Magos en el que nuestra casa ha sufrido un cambio sustancial en presencia de juguetes, nos hemos pasado todo el tiempo recogiendo lo que la "marquesa" se ha dedicado a tirar por todos y cada uno de los rincones de esta santa casa.
Cuanto más le decíamos: "Mencía recoge los cacharritos de la cocina", más rápido iba a por otro juguete y de nuevo lo revoleaba. ¡¡¡¡¡¡¡ESTOY AGOTADA!!!!!!! Qué paliza madre mía.
Con esto de ser madre primeriza me queda muchísimo por aprender, pero es que no tengo ni idea de cómo enseñarle a recoger y que deje de ser una "escaqueitor" de la vida. Se admiten todo tipo de recomendaciones y consejos porque estoy completamente perdida.

miércoles, 9 de enero de 2013

Paso de la cuna a la cama

Antes de Navidad la pediatra de Mencía nos recomendó aprovechar la vuelta de las vacaciones y el comienzo de la rutina para pasar a la peque de la cuna a la cama.
Muchas han sido las críticas que he recibido desde entonces:
- Que si la niña es muy chica...
- Que me voy a arrepentir porque se me acabó la tranquilidad...
- Que le hago demasiado caso a la pediatra...
- Que casi no he usado la cuna...
- Que si la pediatra me dice que tire a la niña por un puente yo la tiro...
- Que soy una exagerada...
Total, que llevo todas las navidades discutiendo con toda la familia por querer sacar a Men de la cunita.
La realidad es que yo estaba y estoy encantada. Las dimensiones de mi casa no son demasiado grandes, más bien es, como yo digo, "una cajita de cerillas", por lo que yo estaba deseando quitar la cuna de mi vista para que la enana pudiese jugar libremente en su cuarto, y más después de la cantidad de juguetes que le han traído los Reyes Magos y que necesitaban un buen espacio en su habitación.
Aprovechando la estancia de Mencía con sus abuelitos maternos y tía María, mi marido y yo nos dedicamos a organizar todos los preparativos de la nueva habitación de la pequeña:
- Comprar la barandilla protectora para que no se cayese de la cama.
- Desmontar la cuna y subirla al trastero (la próxima vez que haya que montarla veremos si somos capaces, jeje).
- Guardar sabinitas, mantitas, edredón, chichoneras de la cuna, embalarlas y subirlas al trastero.
- Vaciar dos cajones de la cómoda para hacer hueco a los juguetes.
- Organizar el armario de Men para quitar del alcance de su mano todas aquellas cosas a las que puede llegar desde la cama.
- Comprar una funda de edredón para la nueva camita de Men que fuese a juego con las cortinas de la habitación.
- Buscar una estructura de cama para que tuviera cabecero y pie (esto no lo hemos conseguido por falta de presupuesto).

Hecho todo esto llegó el día, lunes 7 de enero, Mencía iba a dormir por primera vez en la cama
La verdad es que nos sorprendió gratamente que se quedó muy tranquilita después de rezar con ella y acostarla. Es más, cayó redonda como era lo habitual en la cuna. Tras unas horillas comenzó el baile. A pesar del ajetreo tengo que deciros que fue mucho más llevadero de lo que pensaba. A lo largo de la noche entré algunas veces a ver como estaba, al principio estaba KO pero a partir de la 01.00 de la mañana se despertaba de vez en cuando e iba cambiando de postura. Los momentos clave fueron:
- 02.30 de la mañana: comienzo a oír algunos ruidos extraños, entro en su habitación y me la encuentro saltando en la cama tratando de llegar a una Caja Registradora de juguete que le había regalado mi sobrina Rocío. En cuanto me vio, se tiró corriendo a la cama y se hizo la dormida.
- 5.30 de la mañana: me despierto sobresaltada porque oigo ruidos fuertes a través del intercomunicador, me levanto y cuando entro en su cuarto la veo bajándose de la cama tranquilamente. La volví a acostar y hasta el día siguiente.
Ayer, el segundo día de Men en la camita ni se inmutó, pasó toda la noche tranquilita y no hubo ni que entrar a verla. Resultado = FELICIDAD paternal.
Hoy es la tercera noche en la cama, por ahora estamos igual que ayer, espero no gafarlo y mañana tener que rectificar este post.

jueves, 3 de enero de 2013

Mi primera caja de Nonabox


Estas navidades he recibido mi primera caja de Nonabox y tengo que decir que me he llevado una grata sorpresa, ya que los productos que contiene tienen un valor económico mucho mayor que el de la suscripción, lo cual ya es un primer punto a favor.

La estupenda histeria que me caracteriza hace que sea incapaz de tener algo nuevo y no estrenarlo inmediatamente, y esta vez no iba a ser menos. Os describo todos los productos que venían en la caja y que, por supuesto, ya he usado:
- Cajita de bombones artesanos Delaviuda. Gracias a Dios que sólo venían cuatro, porque me los comí del tirón. Como mi marido es celiaco y Mencía muy pequeña, no me ha quedado otra... Por cierto, deliciosos.

- Cochecitos Andreu Toys. Dos cochecitos ideales, uno rosa y otro lila que han vuelto loca a Mencía desde el primer momento, aunque no sólo a ella, también algún amiguito ha disfrutado de ellos. Lo que más me ha gustado es que no son del típico material de plástico, son de goma y eso les hace rodar muchísimo mejor.

- Portachupetes Buh! Kids. Además de tener un diseño muy mono, siempre es de mucha utilidad, por lo menos en mi caso, ya que Mencía, con su genio que ya conocéis, cuando se "cabrea" lanza el chupete por los aires y en la mayoría de los casos no lo volvemos a encontrar.

- Patucos Normandie. Esta marca tiene cosas monísimas y tanto el diseño como el punto de hilo hacen que el patuco sea una preciosidad. Aún estoy dándole vueltas a si se los voy a poner a una de las muñecas que le hemos pedido a los Reyes Mayos para Mencía o si se lo voy a dar a Carlotita.

- Bolsita de la merienda Etic-Etac y Botellita Laken. Sin duda, lo que más me ha gustado. Ya os he comentado algunas veces que Mencía no toca un biberón desde los 5 meses, pero desde que le he dado la botellita a Men bebe muchísima más leche. El sistema es muy fácil de usar para ella y seguro para mí, ya que tiene un cierre hermético y mantiene la temperatura de la bebida que sea. Fenomenal. Llevo todas las navidades danzando con ella a todas partes y creo que me ha resuelto media vida. Siempre la llevo dentro de la bolsita de la merienda que es ideal y muy útil para los niños de estas edades.

- Cremita del pañal de Moltex. Siempre pensé que la crema del pañal era para recién nacidos y... ¡qué equivocada estaba!, por lo menos con mi hija, que tiene el culete más veces rojo que normal, por lo que la cremita me ha venido como anillo al dedo.

- Librito de Chicco. Estupendo para contarle un cuento a Men y hacerle entender que el chupete hay que ir abandonándolo (de eso trata el libro). Ya hemos conseguido que sólo lo use para dormir, pero poco a poco habrá que quitárselo.

Como veis, la cajita de Nonabox del mes de diciembre traía unos productos verdaderamente prácticos... ¡No me ha sobrado ninguno!

sábado, 29 de diciembre de 2012

Me saco un moco

"Me saco un moco, lo muevo poco a poco, lo redondeo, lo miro con deseo, y me lo como y cómo sabe a poco volvemos a empezar".
Esta canción se la vamos a tener que enseñar a Mencía ya mismo, porque se acaba de descubrir los boquetes de la nariz y no hay quien le saque los dedos de dentro de la nariz en todo el día. Y lo peor, es que cuanto más le riñes más lo hace.
Hemos intentado de todo para intentar quitarle esa fea costumbre: por las buenas, por las malas, ignorándole... Como esto se alargue mucho me veo teniendo que recurrir a la solución extrema que utilizó hace años la madre de una amiga con sus hermanos pequeños en una situación similar: llevarlos al médico para que les escayolasen las manos y así que no pudiesen meterse los dedos donde no debían y se desacostumbraran. Ya sé que os parecerá un poco exagerado, pero el resultado fue muy efectivo. Como no quiero llegar a ese extremo, ¿se os ocurren otras soluciones menos agresivas? Estaré encantada de que las compartáis conmigo. Gracias.

viernes, 28 de diciembre de 2012

No más: Mencía aprende a decir "se acabó"

Las vacaciones de Navidad de nuestra pequeña están dando para muchos post en este blog, aunque el padre y la niña apenas me dejan tiempo para escribirlos. Esto es peor que estar trabajando. Como sabéis Mencía es bastante parca en palabras: se comunica a base de gritos, golpes y algún que otro balbuceo. Esta semana, en medio de una nueva huelga de hambre por parte de la enana, nos sorprendió con una nueva expresión: ¡¡¡NO MÁS!!! Vamos, que se acabó, que cuando dice eso es que se ha cansado de comer, de jugar, de beber agua, estar sentada... Esta frase, para que quede más clara, suele venir acompañada de gestos muy elocuentes con la mano y la pronuncia en un tono bastante elevado para que no quepa ninguna duda. Así que ya veis, una vez más esta niña nos demuestra que tiene mucho carácter, algo que habrá que ir domando poco a poco. Y es que con Mencía han coincidido la época de las rabietas y la aparición estelar del genio de los Mendoza, o al menos eso dice mi marido. Seguiremos informando.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Comienzan las vacaciones de Navidad

Primer día de las vacaciones como las escolares (del 22 de diciembre al 7 de enero) y me despierto a las 8.30. Y no es que Mencía haya amanecido, que no es el caso, es que cuando llegan los momentos de viajar siempre me pongo de los nervios, lo quiero llevar todo por delante y me entran las prisas. 
En realidad no vamos a tener unas vacaciones convencionales, las circunstancias son peculiares, pero voy a poder disfrutar de mis chicos (mi marido y mi hija) y sólo voy a estar para ellos, y para el resto de familia restante claro... Pero es raro en mi vida poder dedicarle dos semanas completas a ellos.
Ya tenemos las maletas hechas, para variar vamos cargaditos. Además, tenemos que llevar algunos encargos de los Reyes Magos para los murcianicos. 
No se cuanto tardaremos en salir, mis  chicos siguen durmiendo a pierna suelta y tengo a una parte importante de la familia de mi hermana la mayor durmiendo en casa, a ellos este año les toca Navidad madrileña. 
Me parece a mi que después del tiempo que hace que no ven a la prima Mencía, la van a raptar durante unas horas para disfrutarla un rato, estoy deseando ver las caras de Blanca, Fati y Pablo cuando la vean porque la quieren muchísimo, anoche hasta querían despertarla para verla cuando llegaron de Jerez...

miércoles, 19 de diciembre de 2012

¿Y hoy qué comemos?



Con 20 meses Mencía ya come de todo y tenemos que adecuar su dieta a la nuestra en la medida de lo posible.A diario tengo que “darle vueltas al tarro” para ver qué le doy de comer y la verdad es que al final no soy nada creativa. A esta situación hay que sumarle que hace tres semanas a mi marido le dijeron que es celiaco, lo cual ha supuesto una revolución en nuestra dieta.
Hoy he descubierto el planificador de comidas de Consum y la verdad es que creo que me acaba de resolver media vida, ya que permite “personalizar” el menú semanal en función de los siguientes parámetros:

  •  Número de comensales: indica las cantidades exactas que debes usar en las recetas según las personas para las que vayas a cocinar
  •  Estilo de vida: si vives en pareja, solo, gourmet o tienes hijos
  •   Tipo de dieta: vegetariana, ligera, rica en fibra o si te dejas aconsejar

Además, si necesitas una dieta especifica puedes indicarlo a través de un checkbox que ofrece las siguientes opciones: sin gluten, diabetes, hipertensión o baja en colesterol.
Otra de las cosas que más me ha gustado ha sido que una vez generado el menú semanal te hace la lista de la compra!!!!
Os dejo un pantallazo con el menú que propone para mi familia.

lunes, 17 de diciembre de 2012

20 meses con la gordi en casa

Tal día como hoy, hace 20 meses, vino Menciíta al mundo; la alegría más grande que Dios nos podía dar a mi marido y a mi.
Han sido 20 meses de idas y venidas de unos padres primerizos en los que nos hemos encontrado con situaciones que, por lo menos para nosotros, han sido de lo más peculiares:
- Momento no sabe succionar: como Mencía nació a las 35 semanas, no había aprendido en la barriguita el reflejo de succionar, por lo que fue prácticamente imposible que cogiese el pecho, lo que provocó que la leche no me subiese como Dios manda.
- Momento meneo del biberón: desde recién nacida la muy loca se quedaba dormida mientras que comía y no había manera de que comiese a no ser que le moviésemos el biberón de arriba a abajo, lo que después se convirtió en una costumbre y cada vez que le dábamos de comer terminábamos con agujetas en los brazos.
- Momento 'cañonazo': al mes y medio, Men comenzó a "potar" salvajemente después de las comidas. Era una sensación rarísima, ya que se le notaba perfectamente cuándo iba a vomitar y ya estábamos preparados para que no se manchase ni a ella ni a nosotros.
- Momento duermo 22 horas al día: desde bien pequeñita ha sido muy dormilona. Aún recuerdo su primer verano en "La Casita" de Yecla: después de una barbacoa familiar, a las 4 de la mañana y con la música a todo trapo, la enana dormía plácidamente al lado de los altavoces.
- Momento todo lo como con cuchara: aún continuamos en esa fase y... ¡¡ufff!!, ya os conté cómo es en "La comida: eso que a mi me gusta tanto y a ella nada".
- Momento me voy con todo el mundo: Men ha sido una niña muy sociable y alegre desde pequeñita. Hasta hace bien poquito no extrañaba y era un peligro, porque se iba con todo el que se le ponía por delante.
- Momento me encantan los hombres: a día de hoy, no hace ningún asco a cualquier individuo del sexo masculino que le sonría: ¡¡le echa los brazos a TODOS!!
- Momento bravo: como para hacer cualquier tipo de gracia también ha sido muy vaga desde pequeña, nos costó muchas horas de dedicación que tocara las palmas y sólo lo conseguimos a base de gritarle "¡¡¡bravo, bravo, bravo!!!" cada vez que hacía algo bien.
- Momento todo lo que aprendo lo olvido: en esas seguimos: si dice hola, en dos semanas ya no lo dice; si dice adiós con las manitas, lo mismo; hacer palmitas; decir agua....
- Momento me tiro al suelo: como ya os he comentado alguna vez, esta hija mía ha sacado el maravilloso genio de su madre y cada vez que se cabrea se tira al suelo y se pone a patalear.

Y, como no os quiero marear más, os cuento los tres momentos de hoy, día en que cumple los 20 meses, que bien merecen una mención en este post:
- Momento escupitajo: desde hace dos o tres días ha cogido la bendita costumbre de escupir al suelo cuando se cabrea. Sin palabras me he quedado al ver cómo lo hacía con total naturalidad...
- Momento vuelvo a gatear: creo que viene dado por haber estado encerrada en casa durante una semana con un principio de neumonía. Vamos, que ha decidido volver a gatear para hacernos rabiar.
- Momento tenedor: cuando come sólidos en casa, la chica le deja comerlo con las manos. Hoy le he dicho que le diese un tenedor y ha sido todo un numerito verla, lo cogía como una cuchara y como se le caía la comida la cogía con las manos y la colocaba encima del tenedor otra vez para volver a intentar comérsela.
Bueno, espero que cuando cumpla los dos añitos en abril tengamos muchos más momentos que contar (que sino me voy a quedar sin cosas que contaros en el blog).

jueves, 13 de diciembre de 2012

Lo que no debes olvidar al ir a sacar el DNI a un bebé

En un afán de llevarlo todo por delante y tenerlo todo súmamente controlado, para variar, decidí que era el momento de sacarle el Carné de identidad a Mencía por si tuviésemos que coger algún avión próximamente (infeliz de mi) y nos pudiésemos encontrar con algún problema porque la peque no tuviese el DNI.
Tras un par de intentos, ayer conseguí cerrar un hueco al medio día para renovar el mío y expedir el suyo por primera vez.
Antes, había tenido que hacer algunos trámites:
1. Sacar fotos tamaño carné. El día que fuimos a hacérselas, en El Corte Inglés de Sanchinarro que es como mi segunda casa (los horarios y días de apertura se ajustan casi al 100% con mis necesidades), Mencía me montó un numerito de padre y muy señor mío. No había manera de que la niña se quedase quieta y dejara de llorar mientras intentaban hacerle la foto. Al final lo conseguimos. Aunque sale con un poco de cara de enfurruñada, nos servía para el DNI.
2. Certificado de empadronamiento. El invento del certificado digital nos facilita infinitamente las cosas, así que sólo hubo que entrar en la web de gestiones y trámites electrónicos del Ayuntamiento de Madrid y solucionado.
3. Certificado literal de nacimiento. Es un documento que hay que pedir en el Registro Civil de Madrid. Gracias a Dios también se puede solicitar por internet y nos lo mandaron a casa. 
Como este último trámite lo hicimos con el tiempo justo, pensé que no llegaría antes de que me tocase ir a la comisaría, pero cuál fue mi sorpresa al ver que llegó el martes por la mañana.
Miércoles 12 de diciembre a las 15.00. La "menda lerenda" se presenta en la Comisaría de Policía de Hortaleza para renovar su DNI y sacar el de Mencía, pero..... NOOO!!! Soy una ignorante y me presenté sin la niñaaaaaa!!!!! Jajaja, la señorita que me estaba atendiendo flipaba: 
- ¿Cómo es posible que haya venido sin su hija?
Ante la vergüenza que me daba reconocer que no consideraba que fuese necesario, mi respuesta fue:
- Es que llamé a un número de información que venía en la web y me dijeron que no hacía falta, que con el certificado de nacimiento valía.
¡Vaya desastre! Me tocará volver de nuevo, pero entonces me aseguraré de llevar a la niña conmigo.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Juguetes apropiados según edades

Cada vez que tengo que hacer un regalo a un niño (hijo, amiguito, sobrino, ahijado....) me supone un auténtico quebradero de cabeza. Para los que ya me conocéis no os estoy descubriendo nada si os digo que la creatividad y la originalidad no son mis fuertes, ¿verdad? Pues bien, por estas fechas y a pesar de que la Carta a los Reyes Magos de Mencía ya está enviada, hay que escribir la carta para el resto de los afectados y nunca sé que es lo más apropiado para cada edad, sexo.... Especialmente me cuestan los regalos a los niños: a mi ahijado Pablo nunca sé qué comprarle. ¿Será demasiado pequeño para esto o mayor para aquello? Uff, al final siempre cojo el camino de en medio y termino llamando a su madre, que tengo que decir no me ayuda tanto como yo quisiera, pero al menos me dice qué es lo que no le puedo comprar.
Este año, después de haber dado mil vueltas por los departamentos de juguetes de más de una gran superficie y navegado por trescientas páginas de juguetes, estoy igual que siempre, sin tener ni idea de qué pedir a los Reyes Magos para los sobrinitos.
Esta mañana he encontrado un buscador de juguetes por edades en ABC.es un poco diferente a lo que estoy acostumbrada, ya que no sólo recomiendan productos, sino que también explican cómo y con qué juegan los niños por edades, cómo son los niños o cómo deben ser los juegos y juguetes.
Para la edad de Mencía (de 1 a 2 años) recomiendan:

- Juegos que estimulan el movimiento y la marcha
- Juegos que estimulan el lenguaje y la representación simbólica
- Juegos que estimulan el desarrollo afectivo y social

A mi me ha venido fenomenal, no tanto para encontrar el regalo perfecto (creo que soy demasiado exigente y nunca lo encontraré), sino como para aprender a qué cosas debo jugar con mi hija. Espero que a vosotros también os sea de utilidad.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Cómo conseguir que un bebe se deje hacer una radiografía

Niña histérica
Hoy Mencía ha tenido una nueva experiencia vital, de esas que dejan huella: le han hecho su primera radiografía. O, al menos, lo han intentado. Porque según me ha contado mi marido (al que he tenido que mandar a urgencias, aunque aún sigue con muletas, junto con la chica que cuida a Mencía porque yo estaba en el trabajo y a la niña no le bajaba la fiebre desde el viernes por la noche) ha sido una batalla muy intensa. En teoría, sólo puede entrar un acompañante a la sala de rayos para que la niña no se ponga nerviosa y no se tome la prueba como un ataque. Pero entre que Mencía ya estaba muy nerviosa después de la exploración inicial de la médico (no sé si ya os he contado que la niña es un poco arisca, no le gusta nada que la toque nadie) y que su padre ha preferido quedarse fuera, su reacción ha sido ponerse a llorar como una loca. Ni la chica ni las enfermeras conseguían sujetarla para poder hacerle la radiografía, y ante la imposibilidad de conseguir que se estuviera quieta han optado por hacer una excepción y dejar entrar a su padre. Total, que os podéis imaginar el cuadro: Mencía en body tumbada encima de la cama de rayos llorando sin parar e intentando escurrirse de las enfermeras y la chica, a la que le han hecho ponerse un delantal protector, mientras su padre entraba en la habitación con las muletas, se ponía otro delantal de esos y se sumaba al equipo que intentaba sujetar a la niña. Así que la única manera que han encontrado de hacerle la radiografía es que la chica le sujetase de los brazos y el padre de los pies. ¡Y aún así la radiografía ha salido movida! Pero cómo de difícil lo han debido ver las enfermeras que les han dicho: "Bueno, nos conformamos con esta imagen, puede valer..." La médico no opinaba lo mismo, ya que luego les ha dicho que no se veía bien, aunque sí lo suficiente como para hacer un diagnóstico: principio de neumonía. Así que, además de una nueva experiencia, Mencía suma una nueva medicina a su botiquín particular. Y nosotros nos quedamos más tranquilos (os aseguro que las enfermeras también) porque ya sabemos la causa de la fiebre, aunque vayamos a estar cuatro semanas sin poder mandarla a la guardería (de paso las profes también descansan un poco de nuestra terremoto).

viernes, 7 de diciembre de 2012

Olores nocturnos en habitaciones de bebés

Este post probablemente no sea políticamente correcto, pero confieso que lo voy a publicar porque es algo que me tiene un poco sorprendida la verdad, ya que no conozco ningún caso como el mío (probablemente porque es algo que la gente no comenta, jeje). Además, comentándolo con algunos compis del trabajo me han dicho que es 100% publicable.
Desde hace algún tiempo venimos detectando que la habitación de Mencía huele regular por las noches o cuando duerme la siesta, alguna que otra noche antes de acostarnos la hemos hasta desvestido pensando que tenía "cacota", pero no, la realidad es que la peque sufre de gases "muy olorosos" mientras que duerme y hacen que la habitación huela a caca radioactiva permamentemente.
Esto se ha acentuado los últimos días: huele tan mal que no sé ni cómo puede dormir la pobre, vamos si fuese yo no pegaba ojo la verdad. Tras varias noches dándole vueltas nos hemos dado cuenta de que estamos atiborrando (por prescripción de la pediatra) a la peque de legumbres y, claro, ¡Cómo no va a tener gases si día sí y día no come lentejas, garbanzos, judías....! Pobrecita mía.
La verdad es que siempre he pensado que cuando los pedetes de los más pequeños huelen es síntoma de salud, pero vamos que esto es una teoría 100% Sole. Además desde pequeñita me han sorprendido los pedetes de Mencía porque son sonoros y, si está sentadita cuando se los tira, parece que retumban.
Como os comentaba al principio, nunca ninguna mami me ha comentado nada sobre que esto mismo le pasara a sus peques, así que os invito a que si es así lo compartáis conmigo y, sobre todo,... ¿Qué podemos hacer para aliviarle un poco los gases y esos olores tan peculiares?

jueves, 6 de diciembre de 2012

Queridos Reyes Magos...

Aunque Mencía aún no se entera de nada y cualquier cosa que le dejes le hace la misma ilusión, llega el momento de escribirle la carta a los Reyes Magos de Oriente (aunque ahora parece que eran andaluces) para ella y la verdad es que no sé por dónde empezar.
Con casi 20 meses, evidentemente la peque no puede escribir la carta a Sus Majestades. Por las cosas que le suelen gustar, los juguetes que les "quita" a los otros niños en el parque y con las cositas que creemos que van a ser útiles para su crecimiento y estimulación, voy a escribir la carta por ella.

Queridos Reyes Magos:
Soy la mamá de Mencía, como ella no os puede escribir porque es muy pequeñita y no sabe, me ha pedido que lo yo haga por ella. Menciíta ha sido muy buena este año, ha crecido muy bien y ha aprendido muchas cosas, además es una niña muy cariñosa. Lo único es que come regular, pero seguro que como sois magos nos traeis algo a sus papis para que aprendamos a darle de comer mejor.
Son muchas cosas las que Mencía os va a pedir, vosotros traerle sólo lo que podáis, que sabemos que estamos en crisis y todo es muy caro. Además hay muchas familias pasándolo mal, así que parte del presupuesto que os vayáis a gastar con Men podéis destinarlo a la gente que más falta le hace.
Gracias a internet puedo poneros el enlace de las cosas que más nos gustan, para que tengáis claro qué es cada una.



- La moto de Imaginaruim, tiene que ser exactamente este modelo, ya que es con la única que Mencía se consigue mantener en pié y maneja más o menos









- Pintura de dedos para jugar con papá y mamá los fines de semana y aprender a hacer dibujos muy bonitos. Esto también se lo queremos pedir para los primos Paula, Pablo y "Yiyi" que sabemos que le van a gustar mucho
 

 
 


- Mesa con sillitas tamaño niño para dibujar y jugar en el salón con mis papis. Nos gustan mucho las de Mickey Mouse, pero no tienen por qué ser estas

 





- Un Xilófono para empezar a trabajar con la música, aunque vaya a volver locos a los vecinos



- Una muñena nenuco con bebé para poder pasearla en la sillita que ya tiene Mencía y jugar a las casitas con ella







- Ceras de colores para colorear y hacer dibujos muy chulos para toda la familia, tened en cuenta que tienen que ser adaptadas a la edad de Men.






Se me ocurren muchísimas más cosas, pero creo que con todo esto es más que suficiente. 
También os pedimos que traigáis mucha salud a toda mi familia y que en el año 2013 podamos ir muchas veces a ver a los abuelitos y a los primos y tios, que los vemos muy poquito.
Gracias por todo.

martes, 4 de diciembre de 2012

Mamá histérica en el pediatra



Tras la visita a la pediatra la semana pasada nos mandaron que le hiciésemos unos análisis a la peque para ver si todo estaba en orden. Como había perdido 500 gr en un mes (que para una niña de 19 meses es una barbaridad), la pediatra prefería asegurarse de que todo estaba correctamente. Además, como al papá de la peque le acaban de diagnosticar que es celiaco aprovechaban el “pinchazo” para ver si ella también lo es, ya que es genético.
Esta mañana hemos ido Mencía y yo a recoger los resultados y a ver a la pediatra en el Hospital Sanitas La Moraleja, cuando me han entregado los análisis y me he puesto a verlos (soy una cotilla empedernida y aunque no entienda nada los tengo que revisar de arriba a abajo) casi me entra un ataque de histeria. De los cinco folios de análisis de distinto tipo, el 80% tenía asterisco, es decir que los parámetros estaban por encima o por debajo de la normalidad y eso no era buen síntoma. Tras tres cuartos de hora de espera antes de que la pediatra nos recibiese con sudores fríos, temblores, mensajes de whatsapp de SOS…. (vamos que estaba histérica) le comento a la médico:
          - Doctora es que estoy muy preocupada porque casi todo tiene asterisco.
    Y ella me responde: 
          - No te preocupes, es que los análisis llevan los valores predeterminados para los adultos, pero la mayoría de las cosas están bien para Mencía
Uffffffff, menos mal, casi me da un infarto. Eso me pasa por listilla y querer saber de todo. Además, de momento Mencíita no es celiaca, así que estoy encantada.
Ahora nos toca hacer algunos cambios en la alimentación para corregir las cosillas que tiene regular, pescado al horno y a la plancha en cantidades industriales, prohibido bollería y fritos y alternancia cada día entre huevos y legumbres. Se aceptan recetas y menús porque a ver cómo nos apañamos.